Wideprint:Inicio|Revista Wideprint|Revista Wideprint #15|“Somos criaturas de estación” Una charla con Grafton Architects

“Somos criaturas de estación” Una charla con Grafton Architects

Compartir

Arquitectas Shelley McNamara e Yvonne Farrell

Premio Pritzker de Arquitectura 2020

Entrevista y texto: arq. Angie Dub

Londres. Sol. En el lobby del Royal Institute of British Architects esperaba mi turno para charlar con dos grandes maestras de la arquitectura contemporánea: Shelley McNamara e Yvonne Farrell, directoras de Grafton Architects, estudio galardonado con el Pritzker de Arquitectura 2020, máximo honor de la profesión.

La arquitectura se trata de las personas que viven dentro de ella y alrededor de ella; sobre su comodidad y su bienestar. Una de las piezas fundamentales de esto es la relación adecuada entre las características del sitio y la materia construida en sí. Una arquitectura informada por su entorno inmediato brinda una mejor comprensión y solución para las personas destinadas a habitarlo. La obra de Shelley e Yvonne es un balance magnífico entre todos estos componentes, logrando una arquitectura sensible y espacialmente rica.

A través de anécdotas, lecturas, personajes históricos, descripciones sensoriales y, fundamentalmente, a través de sus proyectos, me fueron contando la búsqueda que tiene, tuvo o tendrá su estudio de arquitectura, hilando el concepto del fenómeno atemporal característico de la arquitectura, donde una obra nueva convive con una obra de un siglo pasado, donde todo tiempo —presente, pasado y futuro— pasa a ser uno solo, haciendo que la historia y el tiempo dejen de ser lineales. Me describen este concepto por medio de la obra Muro de fragmentos (1847) del arqueólogo y arquitecto Luigi Canina, pieza de pensamiento fundamental de su práctica profesional: “El muro de fragmentos presenta el mismo dilema con el que el pianista canadiense Glenn Gould describe el trabajo de Beethoven: la lucha entre el inventor y el curador”. En otras palabras, la lucha entre la necesidad de cuidar el legado heredado, la historia recibida, y la necesidad propia de inventar. Beethoven no intenta ocultar la lucha por fusionar estos dos conceptos, sino que está expuesta en sus piezas. Lo mismo sucede en la arquitectura: hay una lucha a la vista por encontrar ese mismo equilibrio entre legado y creación. “La arquitectura es el marco para la vida, y para que podamos crear nuevos marcos necesitamos encontrar nuevas formas de traducir el aspecto sensorial de la vida en arquitectura. Esa serie de experiencias sensoriales se construye a través de fragmentos a lo largo del tiempo”.

Con su estudio establecido en la ciudad de Dublín, Irlanda, Grafton Architects viene trabajando progresivamente desde 1978 en proyectos de escala chica a escala territorial. En los últimos años han sido receptoras de los más grandes premios de la arquitectura contemporánea, como son el mencionado Pritzker, o la Royal Gold Medal, otorgada por la Corona británica por su contribución sustancial a la arquitectura internacional.

El proyecto para la Universidad Tecnológica de Lima (UTEC Lima, 2015)

Alexander Von Humboldt fue un geógrafo, astrónomo, humanista, naturalista y explorador prusiano, cuyos viajes de exploración lo llevaron desde Europa a América del Sur, luego a América del Norte y finalmente a Asia. Tenía una visión holística para su investigación, combinando arte, poesía y política junto con datos científicos precisos. Hablaba de un concepto de naturaleza como una única fuerza con patrones globales, de una naturaleza hiperconectada entre sí, de cada punto de la tierra como parte de esta totalidad de conexión. Von Humboldt y su legado, del siglo XVII, fue el puntapié inicial para esta obra del siglo XXI: “La ciudad de Lima tiene un microclima inusual. Tiene mucha niebla, la cual refracta la luz y la intensifica. Además, está afectada por una brisa desde del océano, una brisa constante desde el Pacífico: la corriente de Von Humboldt. Esta corriente mantiene el microclima en la ciudad. Así descubrimos a Alexander Von Humboldt y a su legado, un ecologista increíble”.

En el barrio de Barranco en Lima, Perú, está emplazada la nueva sede para la Universidad Tecnológica, una de las obras más emblemáticas de Grafton Architects. Una serie de terrazas ajardinadas con hendiduras, voladizos y grutas conforman el edificio del campus vertical y también proporcionan sombra.

En el interior, una sucesión de plataformas crea espacios abiertos de circulación y reunión. Salas de enseñanza, laboratorios y oficinas están encerrados, insertados y suspendidos de la estructura de hormigón a la vista. “Queríamos hacer de este edificio un escudo solar. En consecuencia, toda la circulación podría ser externa”, manifiestan las arquitectas.

Con este proyecto, las directoras de Grafton Architects encuentran una nueva forma de pensar un campus universitario, con una estructura vertical que responde a las condiciones climáticas templadas y hace referencia al terreno y al patrimonio de Perú.

“[Von Humboldt] partió de Lima a principios del 1800 llevándose sus experiencias y observaciones de América del Sur y dándose cuenta de lo maravilloso que era el mundo. Entonces, el mundo es maravilloso y nosotros, como arquitectos, queremos tratar de encontrar las formas para que los edificios sean como barcos que navegan en altamar. Hace poco describieron nuestro proyecto para la UTEC Lima como un barco de cerámica. Nos pareció que era un término muy lindo y, en concepto, lo que queríamos lograr”. (Grafton Architects)

Proyecto para la Universidad Luigi Bocconi en Milán (2008)

El edificio de la facultad en la Universidad Luigi Bocconi de Milán (2008), se convirtió en el primer Edificio Mundial del Año en la inauguración de los World Architecture Festival Awards (WAF Awards), en el Centro de Convenciones Internacionales de Barcelona. La intención estuvo puesta en hacer de la universidad una ciudad en miniatura, donde el ámbito público se conecte con el resto de la ciudad y el campus ofrezca una ventana a Milán. Las arquitectas describen la esencia del proyecto como “una idea sobre el suelo y el cielo”. El suelo está tallado y cortado para admitir luz, mientras que el cielo está concebido como un techo habitado que alberga la multitud de oficinas de profesores. Flotando muy por encima del suelo excavado, los bloques suspendidos, de cuatro a cinco pisos, actúan efectivamente como enormes vigas. Se aborda la problemática de privacidad y penetración de la luz al revestir los bloques en una mezcla de tejas de vidrio transparente y translúcido.

Suave pero duro, masivo pero ligero, impermeable pero poroso: Bocconi es una hábil coreografía de contradicciones formales, materiales e incluso constructivas. El resultado es una arquitectura de firmeza atemporal con toques de una exquisita sutileza.

“Estamos particularmente interesadas en la figura del patio. Lo estudiamos en profundidad para este proyecto. Lo que es realmente interesante es que en un patio se puede obtener sol, pero también sombra. Luego, debido a la sombra en el patio, se puede obtener convección natural del aire y, consecuentemente, el placer de una brisa pequeña. Es muy interesante ver que en Bocconi, cuando hace calor hay un lugar específico donde siempre se pueden encontrar personas simplemente paradas, naturalmente, porque si llevás puesto un vestido, la brisa que atrapa el volado de tu vestido es real. Una de las tendencias de construcción de nuestra sociedad es sellar los edificios. Pero nosotros somos criaturas de estaciones. Somos criaturas. No somos algo abstracto. Tenemos un cuerpo y tenemos una piel. Necesitamos sentir el cambio de estación”. (Grafton Architectes)

FREESPACE. Curaduría para la Bienal de Arquitectura de Venecia (2018)
Cada dos años se realiza en Venecia la exposición de arquitectura que marca la agenda de la arquitectura contemporánea a nivel mundial, siendo curada por los estudios de arquitectura más influyentes del momento. La última edición tuvo como curadoras a las arquitectas McNamara y Farrell bajo el lema de FREESPACE (ESPACIOLIBRE).

El concepto propuesto por las arquitectas describe a la generosidad de espíritu y al sentido de humanidad como el centro de la agenda arquitectónica, focalizando en la calidad del espacio en sí. Con un interés fijado en ir más allá de lo visual, Shelley e Yvonne ponen el énfasis de la discusión en el papel de la arquitectura en la coreografía de la vida cotidiana. Además, proponen ver a la tierra como cliente fundamental, poniendo así a las responsabilidades duraderas en agenda: “La arquitectura es el juego de la luz, el sol, la sombra, la luna, el aire, el viento y la gravedad de formas que revelan los misterios del mundo. Todos estos recursos son gratuitos”.

La arquitectura como nueva geografía
Grafton Architects nos muestra que el diseño exquisito y sensorial es compatible con la sostenibilidad si se incorpora como uno más de los elementos lógicos que dan lugar a la idea nuclear del proyecto sin separar una de otra. Logran expresar con sus diseños este enfoque natural de la arquitectura contemporánea, sensible y espacialmente rica. “La arquitectura es ahora la nueva geografía. A medida que más y más del mundo natural desaparece, lo que hacemos como arquitectos pasa a modificar el mundo en el que vivimos de tal manera y magnitud que es posible considerar a la arquitectura como una geografía en sí misma y no como objetos individuales”. (Grafton Architects)

Accesibles, humanas, humildes, consolidadas. Pensantes, maestras, terrenales, sensoriales. Shelley McNamara e Yvonne Farrell nos muestran a todos cómo la arquitectura —practicada con humildad, humanidad, en escala pequeña o geográfica— hace del mundo un lugar mejor, inevitablemente fragmentado, pero sólido y coherente.

Me fui del Royal Institute of British Architects esperanzada e idealista. Y acá sigo…

ANGIE DUB
Es Magíster Arquitecta, especializada en Sustentabilidad en Arquitectura y Urbanismo en el Architectural Association School of Architecture, Londres.

Actualmente es Coordinadora y Profesora de la Maestría en Sustentabilidad de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA y se desempeña en la realización de proyectos de diversa escala, tanto en el ámbito privado como en el público.

Notas recientes