Wideprint:Inicio|Arquitectura|La Sifonda del Paseo Rivera / Estudio Montevideo

La Sifonda del Paseo Rivera / Estudio Montevideo

El “PINO” como capitán de este emprendimiento, decora todo el lugar. Pisos, muros, mesas, barras. Es el adn puro. En su manera natural, a la vista, con poca laca o a lo sumo tocado con algo de pinturas blancas.

Compartir

Nombre del Proyecto: Sifonda 2
Nombre Oficina de Arquitectura: Estudio Montevideo
Arquitectos autores de la obra: Arq. Gabriela Jagodnik, Arq. Ramiro Veiga, Arq. Marco Ferrari, Pablo Dellatorre
Ubicación: Rivera Indarte, Córdoba, Argentina
Año término construcción: 2018
Superficie construida: 200 (m2)
Fotógrafo / Sitio web: Gonzalo Viramonte

Otros Participantes:
Equipo de Diseño: Arq. Florencia Martinez
Diseño gráfico: Clara Quinteros
Branding: Nicolás Cugiani

Dentro de las influencias o premisas que se toman en cuenta para crear un diseño de un restaurante. Podemos encontrar, el país, la ciudad, la zona, los materiales del lugar, el usuario, etc. Pero también, y muy importante, es la comida que se va a servir en el sitio.

Antes de siquiera pensar el nombre Sifonda, ya sabíamos que lo que se comería en el lugar era comida sencilla, sincera y original de Argentina. El lugar tenía que representar todos esos momentos cálidos, “caseros”. Estaba claro que esta premisa tenía que influir en las decisiones de diseño.

Es entonces que pensamos que, desde la calidad y la espacialidad de los ambientes, pasando por las características del mobiliario e iluminación hasta llegar a la expresión de las texturas, queríamos contar esta historia simple y a la vez, audaz.

El “PINO” como capitán de este emprendimiento, decora todo el lugar. Pisos, muros, mesas, barras. Es el adn puro. En su manera natural, a la vista, con poca laca o a lo sumo tocado con algo de pinturas blancas.

Las sillas clásicas de colores sencillos, cremas, naturales, blancos dejan sentar a los comensales.
Luz cálida y más luz cálida. Eso no se negocia.
Incluso hubo espacio para algunas “ramitas” encontradas por ahí.
Casa antigua, paredes picadas, plantas de abuela y un poco de rojo repetido en varios lugares para decirnos HOLA.

Estaba todo listo para prender las hornallas y de un momento a otro pensamos en otro momento sencillo, personal, cotidiano. El desayuno. La panadería. Ese lugarcito con aroma a harinas para pasar lindos momentos matutinos. Eso de lo que el primer Sifonda se quedó con ganas.
Esto es La Sifonda del Paseo Rivera. Restaurante y panadería.

Notas recientes