Wideprint:Inicio|Arquitectura|Marriott Château Champlain Hotel / Sid Lee Architecture

Marriott Château Champlain Hotel / Sid Lee Architecture

Re-imaginado con un estilo elegante y atemporal, el nuevo Château Champlain, presenta hoy un diseño actualizado que realza el majestuoso paisaje urbano que ofrece su variedad de vistas panorámicas.

Compartir

Ficha técnica

Ubicación: 1050 De La Gauchètiere West, Montreal, Quebec, Canadá

Cliente: Tidan Hospitality and Real Estate Group

Superficie: 393 300 m2

Contratista general: Tidan Construction
Ingenieros electromecánicos: Bouthillette Parizeau

Ingeniero estructural: Roberto Nidelli, B. ing, LLB

Consultores de iluminación: Ombrage

Consultores de arte: MASSIVart

Fotógrafo: Maxime Brouillet

Originalmente diseñado por los arquitectos de Quebec Rogers D’Astous y Jean-Paul Pothier en 1967 en el momento de la feria mundial, el Château Champlain se destaca por su estructura icónica y sus logros técnicos. Con vistas a la ciudad desde la parte superior de su altura de 128 metros y 38 pisos, el hotel fue una vez el más alto de Canadá. Hoy sigue llamando la atención de los transeúntes del centro con sus rítmicas ventanas en forma de media luna y los arcos neorromanos de la estación de Windsor. Estos marcos de ventana, que se ganaron el apodo de «el rallador de queso», que simulan el aspecto de los balcones, se colocaron en el centro de la narrativa de diseño creada por Sid Lee Architecture.

Primera restauración

Inicialmente realizado tras la adquisición del hotel por parte de Tidan Group en 2018, el proyecto de restauración realizado por Sid Lee Architecture representa la primera gran renovación del edificio desde su construcción.

Símbolo del patrimonio arquitectónico de Quebec, sin mencionar que es un hito visual excepcional en el corazón de la ciudad, el Château Champlain presenta hoy un diseño actualizado que realza el majestuoso paisaje urbano que ofrece su variedad de vistas panorámicas. Re-imaginado con un estilo elegante y atemporal, el nuevo Château Champlain reafirma su lugar entre los hoteles más eminentes de Canadá a través de una renovación de su diseño interior que integra el espíritu de la marca Marriott.

Como un jardín de invierno

Rodeado por los jardines de Place du Canada, Dorchester Square, Old Port y Mont-Royal, el Château Champlain disfruta de una ubicación excepcional dentro de la ciudad. Inspirado por las vistas ininterrumpidas que ofrecen los «balcones» interiores del hotel, Sid Lee Architecture decidió adoptar un enfoque conceptual original que resaltara la belleza del paisaje circundante durante el invierno.

El contraste entre el clima frío característico y la cálida hospitalidad del hotel se materializa en la experiencia espacial mediante el uso de formas orgánicas, colores desaturados y acabados reflectantes, así como el uso de materiales naturales como la madera y la piedra. Los interiores bellamente diseñados también incluyen muchos guiños al río San Lorenzo, así como a los jardines vecinos, como para extender sus huellas visuales al corazón del edificio.

El Château Champlain ha sido reinventado como un refugio cercano en el corazón de la ciudad, un ambiente reconfortante y armonioso que invita a contemplar las vistas de la ciudad durante todo el año.

Espacios públicos

En la entrada del hotel, porcelana y piedra blanca finamente veteada con apariencia de superficies heladas fueron cuidadosamente seleccionadas para cubrir los arcos y el piso. En las luminarias y en el mobiliario integrado, los acentos dorados que recuerdan a las ramas desnudas puntúan el espacio con toques cálidos, evocando reflejos de luz en la nieve. Detrás del mostrador de recepción, una obra de arte diseñada por Sid Lee Architecture, en colaboración con MASSIVart y ejecutada por la artista Pascale Girardin, se eleva delicadamente y marca la pauta para la experiencia de los visitantes del hotel.

El gran salón abierto y multifuncional permite a los visitantes pasear como lo harían en la ciudad, descubriendo referencias al mundo orgánico exterior en los detalles de su diseño. Las pantallas arquitectónicas caladas de madera evocan el ambiente de la montaña, dando paso a espacios íntimos sin limitar el flujo de luz dentro del espacio. Estos espacios fluidos se concibieron como continuos para facilitar el deambular o detenerse a comer, beber, trabajar o conversar a lo largo del día.

Convivial a la vez que envolvente, el restaurante destaca por su estilo compositivo que recuerda a los paseos interiores. La iluminación tenue que simula tragaluces sigue la progresión del sol, cambiando de una luz brillante en la mañana a un ambiente tenue del crepúsculo al final del día.

El exclusivo «M Club» accesible desde Greatroom contrasta con el diseño circundante con sus paneles de madera de nogal y selecciones de colores más sombríos. Preciada por sus miembros, esta sección incluye un salón y espacios de trabajo, así como un comedor con un diseño moderno y sofisticado que ofrece una experiencia elevada en consonancia con los más altos estándares de Marriott.

En las áreas públicas, se conservaron ciertos elementos, como una imagen del propio Samuel de Champlain, que recuerda la fascinación de los diseñadores originales con esta figura, para subrayar los cimientos históricos de la propiedad.

espacios privados

A lo largo de sus 614 habitaciones, se renovó el diseño para darle a la ventana la importancia que se merece mediante el uso de formas suaves y colores complementarios. Las alfombras, los revestimientos de paredes y los muebles integrados diseñados por Sid Lee Architecture y producidos por la empresa local Meubles Saint-Damase adornan las habitaciones y evocan una sensación de comodidad.

El desafío en el rediseño de las habitaciones radicaba en preservar sus particiones existentes. El separador de ambientes en el centro de cada habitación fue reconcebido para crear un vestidor privado que sirviera como antesala del baño.

Al mantener el horizonte a la vista y realzar las habitaciones con tonos claros y neutros, la paleta visual ahora pone el acento en la multitud de vistas que ofrecen las habitaciones, ya sea que estén frente a Mont-Royal, el río, el puerto o el centro. El resultado es una versión renovada y actualizada del hotel que resistirá el paso del tiempo y garantizará una experiencia relajante pero memorable.

Integración del arte

MASSIVart colaboró ​​con Sid Lee Architecture para la integración de 59 obras en varios espacios del Marriott Montreal Château Champlain.

Ya sean esculturas, grabados, ilustraciones, fotografías o tapices, todos están inspirados en la temática de un jardín de invierno, cada artista ha hecho su propia interpretación. Las obras apoyan la visión arquitectónica de la reforma, creando diferentes historias unidas por un mismo tema. Los mensajes se transmiten no solo a través de las imágenes, sino también a través de los materiales y la elección de los colores, lo que nos permite apreciar la belleza del invierno de Montreal desde el interior durante todas las estaciones.

Las obras principales se ubican en el lobby del hotel. Uno de ellos es una proyección sobre una imagen impresa de la artista canadiense Sabrina Ratté. Evocando un paisaje invernal donde una entidad flotante parece estar hecha de carne y aire, gravedad y ligereza, una presencia ambigua que abraza su entorno.

Girasoles de Margot Klingender es una impresionante escultura basada en la observación íntima de los jardines del barrio de la artista canadiense. Ella imita la irregularidad del mundo natural, transformándolo en algo a la vez ingenuo y peligroso.

Finalmente, la ceramista de Montreal Pascale Girardin, conocida sobre todo por sus creaciones a gran escala en lugares prestigiosos de todo el mundo, creó Drifts, un bajorrelieve de más de 59 pies diseñado para recibir a los invitados en el vestíbulo. Cada curva se formó cuidadosamente para emular la naturaleza generosa y suave de una hoja de nieve.

SUSCRIBITE A WIDEPRINT

Notas recientes