Wideprint:Inicio|Arquitectura|Restauración del Grand Théâtre de Québec / Lemay & Atelier 21

Restauración del Grand Théâtre de Québec / Lemay & Atelier 21

La nueva envolvente es una delicada respuesta a un problema complejo. Al desarrollar medidas correctivas para las muchas debilidades del edificio, el equipo transdisciplinario produjo una solución sostenible e innovadora: agregar un muro cortina de vidrio transparente a la estructura de concreto.

Compartir

El proyecto de restauración del Grand Théâtre de Québec acaba de recibir cuatro prestigiosos premios de excelencia. Dos han sido presentados por la Ordre des architects du Québec – los más altos honores del jurado y la elección del público. La revista SAB también ha reconocido el proyecto con el Green Building Award, así como el Royal Architectural Institute of Canada, por su destreza innovadora.

Apreciado por su arquitectura brutalista, el Grand Théâtre de Québec es un ícono cultural. Lemay y Atelier 21 se encargaron de restaurar y proteger la capa exterior del edificio que se estaba desmoronando y su emblemático mural de Bonet, en el interior.

La nueva envolvente es una delicada respuesta a un problema complejo. Al desarrollar medidas correctivas para las muchas debilidades del edificio, el equipo transdisciplinario produjo una solución sostenible e innovadora: agregar un muro cortina de vidrio transparente a la estructura de concreto.

La envolvente de vidrio fue cuidadosamente diseñada en continuidad con la estructura desarrollada por Victor Prus, el arquitecto original, y el trabajo mural de Jordi Bonet, consagrado por la capa protectora exterior de Prus. Discreta y casi inmaterial a veces, refleja su entorno y se convierte en la interfaz principal con la ciudad, agregando un acto teatral adicional en el descubrimiento de esta importante obra quebequesa.

Tal como se diseñó, la delgada pared de vidrio protector protege el Grand Théâtre de los elementos mediante la creación de una envolvente secundaria templada que alberga un sistema de masa térmica y recuperación de calor de bajo flujo. El sistema es tanto económico como energéticamente eficiente. Más allá de su función principal, la nueva capa actúa como una extensión del edificio original que protege, utilizando la misma lógica estructural y composición finamente afinadas.

Cualquier alteración a la arquitectura tuvo que ser severamente limitada, dice Eric Pelletier, arquitecto y director de diseño de Lemay. La fragilidad del edificio, junto con la imposibilidad de acceder directamente a los anclajes de hormigón, planteó un gran desafío, ya que el trabajo en el edificio se llevó a cabo durante las operaciones normales del teatro durante el día y la noche.

«Al igual que una obra escrita hace 50 años, tuvimos que revitalizar el Gran Teatro usando un nuevo guión que resonara en una nueva generación, todo mientras respetaba y aceptaba el trabajo original de Prus».

Eric Pelletier, arquitecto, director de diseño en Lemay

SUSCRIBITE A WIDEPRINT

Notas recientes